Antonia Flores

"He asistido a decenas de constelaciones con Rosa María y en cada una de ellas no he dejado de sentir, aun trabajando circunstancias familiares muy diferentes a las mías, que una parte de las vivencias, emociones y sentimientos que han aflorado, también están presentes en mi familia, ayudándome a tomar conciencia y por tanto sanando yo también para mí y mi familia. Las constelaciones representan para mí, un espacio protegido en el que poder resolver amorosamente aquellas situaciones familiares conflictivas que a menudo no queremos mirar de cara por el dolor que representan. Son como un viaje a nuestro interior, el consciente y el inconsciente, con sorpresas, emociones, y del cual una vez hemos regresado ya no somos los mismos."

«He asistido a decenas de constelaciones con Rosa María y en cada una de ellas no he dejado de sentir,  aun trabajando circunstancias familiares muy diferentes a las mías, que una parte de las vivencias, emociones y sentimientos que han aflorado, también están presentes en mi familia, ayudándome a tomar conciencia y por tanto sanando yo también para mí y mi familia.

Las constelaciones representan para mí, un espacio protegido en el que poder resolver amorosamente aquellas situaciones familiares conflictivas que a menudo no queremos mirar de cara por el dolor que representan.

Son como un viaje a nuestro interior, el consciente y el inconsciente, con sorpresas, emociones, y del cual una vez hemos regresado ya no somos los mismos.»